L

a francmasonería, que se define como sociedad fraternal de carácter iniciático, simbólico, filantrópico y filosófico, no está exenta de los riesgos inherentes a cualquier otra institución conformada por personas. De hecho, si todos esos valores defendidos con honorabilidad por todas las generaciones pasadas de francmasones, durante siglos, se distorsionaran –o difuminaran- no sería difícil imaginar su fatal desenlace: una muerte por el odio y la división que algunas ideologías siembran, antesala todo del muy comprensible egoísmo y cobardía sociales.

Corren tiempos de incertidumbre, tiranía y traición por lo que no se nos ocurre mejor ocasión para tener bien presente un sabio poema del querido hermano Joseph Rudyard Kipling, gran poeta y escritor británico, reconocido con Premio Nobel de Literatura en 1907.

Para llegar a comprender su significado último, es necesario vivir muchos años de experiencias personales, públicas y profesionales, tal y como ya le sucedió a Kipling, que también llegó a conocer la naturaleza humana.

De la mano de la traducción que del poema original hizo gran el poeta argentino Jorge Luis Borges, compartimos este hermoso canto a la amistad y a la capacidad de sacrificio de un ser humano por otro; búsqueda que puede justificar una vida.

Uno entre Mil

“Un hombre hay entre mil, Salomón dice,
que os será más amigo que un hermano.
¡Vale la pena que se gaste el tiempo
en el tenaz empeño de encontrarlo!
Entre mil hombres, todos, menos uno
te verán cual el mundo te ha juzgado;
más uno entre esos mil será tu amigo,
aunque tengas al mundo por contrario.

Por mucho que ofrecieres o impetrares
da por seguro que te habrán juzgado
entre mil hombres, todos, menos uno,
por tu porte, tus glorias o tus actos.
Mas si encuentras al que ha de ser tu amigo,
así el mundo se os vuelva contra ambos,
ese uno entre los mil, en cualquier agua
contigo se irá al fondo o será salvo.

Podrás usar su bolsa sin vergüenza,
y él la tuya usará para sus gastos,
y lo mencionaréis sin que nunca
habléis de devolveros lo prestado.
Entre mil hombres, todos menos uno,
solo con plata y oro hacen sus tratos;
mas el uno entre mil su confianza
te da y su afecto que es metal mas caro.

La razón que tú tienes, es la suya;
el agravio que tienes, es su agravio;
y serás ante todos por tu amigo,
con justicia o sin ella respaldado.
Entre mil hombres, todos menos uno
dejárante en la afrenta o el sarcasmo,
mas el hombre entre mil, irá contigo
hasta el pie y mas allá de tu cadalso.”

Rudyard Kipling

Publicado el 
3/6/2021
 en la Categoría 
Francmasones

Más publicaciones de 

Francmasones

ver todo

📬 Suscríbete a nuestra Newsletter gratuita y sea el primero en leer las nuevas publicaciones

Nunca enviamos spam.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.