L

a Regla de los Doce Puntos es aceptada por la mayoría de las Grandes Logias de la corriente masónica afín a la Gran Logia Unida de Inglaterra en el mundo, como de cumplimiento obligado para obtener el reconocimiento como Obediencia regular.


1. La Francmasonería es una fraternidad iniciática que tiene por fundamento tradicional la fe en Dios, Gran Arquitecto del Universo.

2. La Francmasonería se refiere a los “antiguos deberes” y a los fundamentos de la fraternidad, especialmente al absoluto respecto de las tradiciones específicas de la orden, y esencialmente, a la regularidad de su jurisdicción. Estos fundamentos constituyen las reglas explicitas y imperativas, que hacen que la Orden sea una Orden y no una entidad asociativa.

3. La Francmasonería es una Orden a la que únicamente pueden pertenecer hombres libres y respetables que se comprometan a practicar un ideal de paz, de amor y de fraternidad.

4. La Francmasonería busca a través del perfeccionamiento de sus miembros el de la humanidad entera.

5. La Francmasonería exige a todos sus miembros la practica exacta y escrupulosa de los rituales y del simbolismo, medios de acceso al Conocimiento por las vías espirituales y iniciáticas que le son propias.

6. La Francmasonería exige a todos sus miembros el respecto a las ideas y creencias de todos. Prohíbe en su seno toda discusión de orden religioso o político, de esta forma es un centro permanente de unión fraternal donde reina una comprensión, una tolerancia y una fructuosa armonía entre los hombres, que de otra manera, serían extraños los unos a los otros.

7. Los Francmasones recogen sus obligaciones sobre el volumen de la ley sagrada, con el fin de dar al juramento prestado sobre el mismo, el carácter solemne y sagrado indispensable para su perennidad.

8. Los Francmasones se reúnen en las logias, para trabajar según el ritual, con compromiso y asiduidad, conforme a los reglamentos prescritos por la constitución y los reglamentos generales de la obediencia.

9. Los Francmasones solo deben admitir en sus logias a hombres mayores de edad, de reputación perfecta, gente de honor, leales y discretos, dignos desde todos los puntos, de ser sus hermanos y aptos para reconocer los límites del dominio del hombre y el infinito poder del Eterno.

10. Los Francmasones cultivan en sus logias, el amor a la patria, el respecto a las leyes y a las autoridades constituidas. Consideran el trabajo como el deber primordial del ser humano y lo honran de todas las formas.

11. Los Francmasones contribuyen por el ejemplo activo de su comportamiento sabio y digno, a la iluminación de la orden, respetando el secreto masónico.

12. Los Francmasones se deben mutuamente, dentro del honor, ayuda y protección fraternal, incluso con peligro de su vida. Practicarán el arte de conservar en todas circunstancias, la calma y el equilibrio indispensables a una perfecta maestría de si mismo.

Principios de Reconocimiento

En la constitución de la Gran Logia de España, única Obediencia española reconocida por la Gran Logia Unida de Inglaterra, vienen recogidos los principios que han de cumplirse para que una Obediencia sea reconocida regular por las demás:

1. Regularidad de origen. Toda Gran Logia deberá ser regularmente establecida por una Gran Logia reconocida o por tres o más Logias regularmente constituidas.
2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y de su voluntad revelada, debe constituir una obligación esencial para todos sus miembros.
3. Todos los iniciados deberán jurar su Obligación sobre el Volumen de la Ley Sagrada, debidamente abierto, donde esté la revelación de lo anteriormente citado, de conformidad con la conciencia particular de la persona que sea iniciada .
4. Que sólo pueden ser miembros de la Gran Logia, así como de las Logias en particular, exclusivamente varones y que la Gran Logia no tenga relaciones masónicas de ninguna clase, con cualquier tipo de Logias o cuerpos que admitan, como miembros, a personas de sexo femenino.
5. Que la Gran Logia debe tener jurisdicción soberana sobre las Logias bajo su obediencia; que por lo tanto debe de ser responsable, independiente y con gobierno propio, con la sola e indiscutible autoridad sobre los tres grados de aprendiz, compañero y Maestro Masón en toda su jurisdicción y no debe, en ningún caso, estar sujeta a compartir dicha autoridad con un Supremo Consejo o con cualquier otro poder que reclame algún control o supervisión sobre estos grados.
6. Que las Tres Grandes Luces de la Masonería (el Volumen de la Ley Sagrada la Escuadra y el Compás) deben siempre estar presentes cuando la Gran Logia o sus Logias subordinadas estén trabajando, siendo el principal de ellas el Volumen de la Ley Sagrada.
7. Que las discusiones sobre religión o política en las Logias deben de ser estrictamente prohibidas.
8. Que los Antiguos Principios, Usos y Costumbres, así como los Landmark de la Orden deben ser estrictamente observados.


Ninguno de estos principios es más importante que otro y el resultado de obviar uno u otro será objetivamente el mismo.

Celebración tricentenario de la Gran Logia Unida de Inglaterra en el Royal Albert Hall de Londres el 31 de Octubre de 2017

Regularidad Masónica

Las Grandes Logias y Grandes Orientes afines a la corriente del Gran Oriente de Francia consideran algunos de estos puntos como contradictorios con los esenciales principios masónicos de libertad e igualdad, por lo que se muestran contrarios a su aplicación y rechazan exigir su cumplimiento para reconocer la regularidad de los cuerpos masónicos.

Es importante destacar que la masonería en sí misma y en sus ideales es UNA solamente. No obstante, en su transformación histórica se han originado una serie de conflictos organizativos e institucionales que han dado origen además de la llamada masonería regular o tradicional, otras visiones de lo que tendría que ser la masonería.

Toda sociedad u organización humana se rige por normas, reglamentos o reglas, pudiendo ser escritos o simplemente costumbres. Estas normas definen la esencia de la organización y regulan sus aspectos relacionales.

La masonería tiene sus propias reglas, que la definen y que marcan la frontera entre lo que es y lo que no es.

Cada ser humano siente y piensa de forma distinta. Así es probable que cada hermano pueda tener su propio concepto de la masonería y estimar que una regla u otra está en desuso o ya no es válida, sin embargo lo que no es válido para uno sí lo es para el otro y se puede llegar a la situación en que cada uno cambia o elimina algún aspecto sin necesidad de coincidir con los cambios de los demás.

Esto sería algo así como “masonería a la carta” y se podría dar lugar a una infinidad de variantes y corrientes dentro de la masonería, contradictorias entre sí, incluso. De ahí la importancia del respecto a las reglas establecidas siendo la masonería una solamente. Así las normas o principios que rigen la masonería han de ser vistos como un todo.

Precisamente la actitud de querer que la masonería se acomode a pensamientos o conveniencias individuales ha sido el origen de que en la actualidad haya, además de la masonería regular, una multitud de corrientes o variantes que se pretenden todas, eso sí, masonería.

Créditos: Imagen portada (Sky - Programa "Inside the freemasons")

Posted 
Dec 14, 2019
 in 
Francmasones
 category

Más publicaciones de 

Francmasones

ver todo

📬 Suscríbete a nuestra Newsletter gratuita y sea el primero en leer las nuevas publicaciones

Nunca enviamos spam.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.