E

l Real Madrid recuerda su historia 

Una parte de la simbología original del fútbol es masónica, por lo que no es de extrañar que el Real Madrid celebre sus 119 años de historia y leyenda con un emotivo vídeo plagado de referencias masónicas.

Y es que el 6 de marzo de 1902 comenzaba la historia del mejor club del mundo. Desde entonces, el Real Madrid se ha convertido en un referente mundial del deporte, donde el talento deportivo como virtud y el espíritu fraternal –como equipo- para la superación han sido las claves para formular el secreto de sus éxitos, y cuya esencia coincide con gran acierto con el mensaje del vídeo de celebración. Prueba de ello son sus 23 Copas de Europa (13 de fútbol y 10 de baloncesto) que engrandecen su leyenda.

Desde Di Stéfano hasta Doncic, pasando por un emocionante plano de Lorenzo Sanz, el vídeo titulado IF (SI), Real Madrid de Leyenda no se olvida de los grandes momentos que han hecho del Real Madrid lo que es y cierra con el actor francmasón Sir Michael Caine leyendo el famosísimo último verso del poema de otro gran francmasón, Rudyard Kipling: “Serás un hombre, hijo mío” (redactado al final de este artículo):

Una parte de la simbología original del fútbol es masónica

Hay fundadas sospechas de que una parte de la simbología original del fútbol es masónica: un campo de fútbol tiene las proporciones áureas que es algo que utilizaban los masones para la construcción de los templos; la escuadra de los córner simboliza el compás masónico; los balones con cuadrados negros y blancos, se identificaban con los suelos ajedrezados de las logias; se ve en los escudos de los primeros clubes de futbol que eran triangulares.

Los masones desde el origen de las reglas

El 26 de octubre de 1863, en Inglaterra, se establecieron por escrito las reglas del fútbol, el mismo día en que se conformó la English Football Association. Entre los asistentes, surgieron serias discrepancias. Un sector, encabezado por los representantes de la ciudad de Rugby, procuraba el uso de las manos en la práctica del juego, pero los delegados de la ciudad de Harrow bregaron por reducir la acción al uso de los pies y la cabeza. Los primeros se retiraron de la reunión y establecieron las bases del deporte al que llamaron “Rugby”.

En las deliberaciones se acordó que el fútbol sería un deporte de equipo jugado entre dos conjuntos de 11 jugadores cada uno y con cuatro árbitros para efectivizar las normas. Se definió que el terreno de juego sería rectangular, de césped natural o artificial, con un arco a cada lado del campo. El objetivo era el desplazamiento de una pelota con cualquier parte del cuerpo que no fueran los brazos o las manos, para intentar introducirla dentro del arco oponente. Esa acción se denominaría gol. El equipo que lograra más goles al cabo del partido, de una duración de 90 minutos, sería el ganador.

Por muchos indicios fundados se atribuyen a los francmasones anglosajones una participación activa en la redacción y difusión de las reglas del fútbol para poner orden en este deporte. Entre los principales promotores del nuevo deporte, se eligió un sitio simbólico irrefutable para la reunión: la Taberna de los Francmasones (Freemason ‘s Tavern), que está enfrente de la puerta principal de la Logia Unida de Inglaterra.

Así, el fútbol recogió de la masonería el espíritu de igualdad y fraternidad sin diferencias de nacionalidad, raza, ideología, religión ni género.

En 1909, la Gran Logia Unida de Inglaterra demolió la mayor parte de la Taberna de los Francmasones y la reemplazó durante las décadas siguientes con un nuevo edificio diseñado por H. V. Ashley y Winton Newman, quienes también diseñaron el Freemasons' Hall (Londres). El nuevo edificio, con un costo de £ 30,000, fue nombrado Connaught Rooms en honor al Gran Maestre de la Logia, el Príncipe Arturo, el Duque de Connaught y Strathearn.

«Si...»  “Serás un hombre, hijo mío”

«Si...» (originalmente "If—") es un poema escrito en 1895 por el autor inglés Rudyard Kipling que conforma las reglas del comportamiento británico. Está escrito en un tono paternal, como un consejo para el hijo del autor, John.1​ «Si...» es un ejemplo literario del estoicismo de la época victoriana.

Fue publicado por primera vez en el «Brother Square Toes», capítulo de Rewards and Fairies, colección de poemas y relatos de Kipling de 1910.

 Uno de sus versos, «If you can meet with Triumph and Disaster and treat those two impostors just the same» («Si te encuentras con el Triunfo y la Derrota ya estos dos impostores los tratas de igual forma») está escrito en la pared dela entrada de jugadores de la pista central del torneo británico de tenis de Wimbledon. El poema completo fue leído por Roger Federer y Rafael Nadal para un vídeo promocional de la final masculina de Wimbledon de 2008.

"Si...

Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos a tu alrededor
la pierden y te culpan a ti.
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también toleras que tengan dudas.
...
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no incurres en el odio.
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.

 ...

Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el Triunfo y el Desastre,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
 ...
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.
 ...
Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
 ...
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con tus objetivos mucho después de que estén agotados,
y así resistir cuando ya no te queda nada
salvo la Voluntad, que les dice: "¡Resistid!".
 ...
Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
O caminar junto a reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.
 ...
Si puedes llenar el implacable minuto,
con sesenta segundos de diligente labor
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y —lo que es más—: ¡serás un Hombre, hijo mío!

 Fuentes:

RealMadrid F.C.

Francmasones: El Querido Hermano Rudyard Kipling

Revista Uncanio

Revista AS  

Publicado el 
7/3/2021
 en la Categoría 
Actualidad

Más publicaciones de 

Actualidad

ver todo

📬 Suscríbete a nuestra Newsletter gratuita y sea el primero en leer las nuevas publicaciones

Nunca enviamos spam.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.