En un patrón que se repetiría por toda la Europa totalitaria de la época, el Régimen de Benito Mussolini acusó en 1924 a la Masonería Italiana de conspirar a favor de intereses extranjeros. Su ataque se produjo en 1925: destruyó físicamente cientos de templos masónicos, ocupó el Palacio Giustiniani de Roma, que fue asignado al Senado y nunca ha sido devuelto a la Masonería, despidió a todos los funcionarios que pertenecían a la Orden y disolvió las miles de Logias Masónicas existentes por decreto. El Gran Maestro fue arrestado y confinado con medidas de seguridad particularmente duras e intensas. Murió en 1932, minado por el deterioro de su salud.


"Debemos llevar en nuestros corazones con gratitud y orgullo el recuerdo de tantos héroes, tantos hombres y tantos hermanos que, con su sacrificio y su acción, lucharon por el triunfo de la libertad, comenzando con Domizio Torrigiani. Los hombres que defendieron el librepensamiento contra los opresores del espíritu y las conciencias",

dijo el Gran Maestro de la Masonería Italiana, Stefano Bisi, durante el homenaje.

La ceremonia en el cementerio de Lamporecchio.

Publicado el 
18/4/2019
 en la Categoría 
Actualidad

Más publicaciones de 

Actualidad

ver todo

📬 Suscríbete a nuestra Newsletter gratuita y sea el primero en leer las nuevas publicaciones

Nunca enviamos spam.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.